ALMS

Desde su infancia, el interés de Aitor Lucena por la música ha ido aumentando con el tiempo, hasta llegar a convertirse en una obsesión. Después de crecer con Mike Oldfield, Pink Floyd y Jethro Tull (por nombrar algunos), su salto definitivo al mundo de la música lo da de la mano del Heavy Metal, asombrado por el sonido de Iron Maiden, Helloween y Blind Guardian (de nuevo, por nombrar algunos).

Aitor Lucena

De esta forma empieza a tomar clases de guitarra y, mientras tanto, comienza a buscar gente con quien compartir sus inquietudes musicales. Así es como Aitor Lucena empieza a participar en bandas locales, tocando -bueno, intentándolo- versiones de sus ídolos, bebiendo cerveza, pasándoselo bien y aprendiendo mucho.

 

Pronto Aitor se da cuenta de que podía hacer algo por sí mismo, así que comienza a escribir y componer su propio material. Al principio es simple, inmaduro y esquemático debido a la falta de experiencia, pero la satisfacción que supone oír sus propias creaciones le hace querer ir más allá, así que comienza a aprender del Rock Sinfónico y Progresivo, de la música clásica y, en definitiva, de todo tipo de música compleja.

 

Aitor Lucena se convierte en un fanático del Rock Progresivo y comienza a experimentar con cosas “raras”: compases complejos, cambios de tempo, largas composiciones… Además de los grupos anteriormente citados, sus influencias pasan por Genesis, ELP, Gentle Giant, Le Orme y todas las grandes bandas del género, así que la hora de empezar su propio grupo de Rock Progresivo había llegado. Pero dado que no es un género muy popular hoy en día (especialmente en España), no sería tarea fácil.

 

Mientras tanto, Aitor gana algo de dinero trabajando como profesor, y lo invierte en varios instrumentos musicales y en un humilde estudio de grabación casero. Para sacarle el máximo partido, comienza a estudiar un Ciclo Formativo de Grado Superior en Sonido, mientras continúa con sus composiciones.

 

Tras varios intentos fracasados de montar un grupo, decide grabar su música él mismo… y Aitor creó ALMS… y vio que esto era bueno…